Los asistentes para atención personal (PCA, por sus siglas en Inglés) están más enfocados en las actividades diarias de sus clientes que en la parte relacionada con la atención de la salud. Sus principales clientes son individuos ancianos, con discapacidad mental, quienes sufren de enfermedades crónicas o quienes presentan discapacidades físicas. Los asistentes para atención de la salud domiciliaria (HHA, por sus siglas en Inglés) pueden ocuparse de las necesidades de los clientes como tomar los signos vitales, cambiar vendas de heridas simples y preparar regímenes de dietas especiales.

Los PCA, por otro lado, cuentan con capacitación específica para las siguientes actividades:

  • asistencia con la alimentación
  • traslado de pacientes desde un lugar a otro de la casa (por ejemplo, de la cama a la tina)
  • movilización (ayudar a un cliente para caminar)
  • asistencia con el baño, para vestirse o ir al aseo
  • asistencia con la alimentación
  • asistencia para tomar medicamentos recetados
  • tareas domésticas livianas
  • servicios de lavado de ropa.

Las necesidades específicas de cada cliente determinarán si se debe emplear un PCA o un HHA.